LNDA RADIO

domingo, 5 de abril de 2015

El Triángulo De Bennintong

A lo largo de la historia, han sido numerosos los casos de personas desaparecidas sin dejar ningún tipo de rastro. Esto nos lleva a plantearnos infinidad de preguntas sobre estos misteriosos hechos. ¿A dónde van? ¿Cómo han desaparecido? ¿Existen realmente puertas interdimensionales o  son abducciones? ¿Por qué a veces solo se producen en ciertos lugares? ¿Como es posible que algunas personas hayan desaparecido delante de testigos?
Para todos aquellos que se sientan atraídos por este tipo de misterios, comenzaremos con un lugar que si bien no es muy conocido, ha dejado una impronta en la historia de sus habitantes.

El triángulo de Bennington_
Se encuentra al suroeste de Vermont, exactamente se desconoce su alcance exacto, pero comprendería en su mayor parte la montaña de Glastonbury y los pueblos que la rodean, entre ellos Bennington.
Los sucesos extraños comenzaron mucho antes de que empezasen las desapariciones  a partir de la década de 1940.  El primer caso ocurría el 12 de Noviembre de 1945, cuando con 74 años desaparecía mientras cazaba el señor Middie Rivers. Se encontraba guiando a un grupo de cuatro cazadores hacia las montañas, en el camino de vuelta en un recodo del camino, el señor Rivers, desapareció sin más. Se llevó a cabo una extensa búsqueda, pero la única evidencia que encontraron fue su rifle en un arroyo. Para las personas que le conocían era algo incomprensible puesto que era un experimentado cazador, pescador y estaba muy familiarizado con la zona.
El siguiente, sucedería un año más tarde, el 1 de Diciembre de 1946. Paula Welden de 18 años, estudiante de segundo grado en la universidad de Bennington, salía para hacer senderismo y nunca más volvería a ser vista. Una pareja de ancianos que se encontraba en la zona de camino largo, asegurarían que habían visto a la muchacha, comentaban que caminaba como a unos cien metros por delante de ellos y en una curva del camino la perdieron de vista. Cuando ellos se acercaron a esa curva, la chica ya había desaparecido. Se llevo a cabo una minuciosa búsqueda que incluía una recompensa de unos 5.000 dólares y se contó con la colaboración del F.B.I. Pero no fue encontrada ninguna evidencia, ni rastro de ella.
El tercer suceso tuvo lugar tres años más tarde, el 1 de Diciembre de 1949, desaparecía el veterano de guerra James Tedford, este residía en el hogar del soldado de Bennington, había estado en un pueblo visitando a unos parientes y regresaba en el  autobús local cuando desapareció. Según los testigos, tedford subió al autobús y todavía se encontraba en el después de hacer la última parada antes de Bennington. Sus pertenencias todavía estaban en el maletero y se encontró un calendario abierto en el asiento que el ocupaba.
La cuarta persona desaparecida, contaba solo con ocho años, Paul Jepson, esto ocurría el 12 de Octubre de 1950. El niño se encontraba acompañando a su madre mientras esta alimentaba a unos cerdos de su granja. Cuando quiso darse cuenta, había desaparecido de su vista. Aunque le buscaron exhaustivamente y a pesar de llevar una chaqueta roja brillante que le haría más visible, nunca le encontraron. Se comenta que los sabuesos que usaron para su rastreo, perdían la pista en el mismo lugar donde había desaparecido Paula Welden.
El quinto y último caso se producía 16 días después de la desaparición de Paul. El 28 de Octubre, Freida Langer de 53 años y su primo Herbert Elsner dejaban su camping familiar, cerca del embalse de Somerset para ir de excursión. Durante la caminata, Freida  resbalo y se cayó en un arroyo. Decidió volver al campamento a cambiarse de ropa mientras su primo la esperaba en el sendero. Pero al ver que tardaba en volver, éste regresó  a buscarla y no la encontró. Durante las siguientes dos semanas, se hicieron búsquedas con la participación de aviones, helicópteros y hasta 300 buscadores y ningún rastro fue encontrado, hasta que el 12 de Mayo de 1951, siete meses después, su cuerpo se encontró cerca del embalse de Somerset, en una zona donde había sido buscada exhaustivamente. No se pudo determinar la causa de la muerte debido al tiempo expuesto del cadáver a los elementos. La señora Langer fue la última persona desaparecida y cuyo único cuerpo fue encontrado.

Si alguna vez paseáis por uno de estos lugares…llevad cuidado, nunca se sabe donde estará el recodo del camino que nos haga desaparecer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario